La primera "embajada verde" en la Ciudad de México

Fragmento de imagen: Recogida del heno en el valle Brandner Tal
Logotipo de la Embajada de Austria en México

La protección del medio ambiente así como el desarrollo sustentable son una prioridad para Austria y, por lo mismo, también para la Embajada de Austria en México.

De noviembre del 2014 a mayo del 2015, la Embajada fue sometida a una remodelación que la convirtió en una "embajada verde". Ahora, la electricidad se genera en gran parte con paneles solares y la calefacción del edificio funciona con sistemas de infrarrojos, que aseguran un uso energéticamente eficiente mediante un interruptor para el día y la noche. Gracias a la programación sofisticada "smart home", la calefacción se adapta a las particularidades de cada oficina, lo cual resulta en un ahorro adicional de energía.

Además, la nueva instalación de energía solar de la Embajada aporta una "contribución verde" a la red eléctrica de la Ciudad de México: si se genera más electricidad de la que se consume en la Embajada, se alimenta la red de la ciudad con esta energía verde.

Por lo general, la renovación de le edificio siguió el principio de la sustentabilidad económica y ambiental. Por lo tanto, se han utilizado materiales ecológicos y se evitó el uso de pinturas y recubrimientos tóxicos.

Por último, el “concepto verde” por último también aparece en el nuevo diseño de interiores en el que el color verde tiene un significado especial. Además, los muebles de la oficina han sido renovados con materiales sostenibles y la iluminación interior se sustituyó por la instalación de un sistema de energía de ahorro y favorable a la concentración con lámparas de luz diurna.